¿Cómo superar el burnout comercial?

Eres un ejecutivo comercial exigente: haces llamadas en frío, reservas reuniones y cierras ventas. Y ahí es cuando el burnout llega de golpe. ¿Ahora que?

Primero unas definiciones:

El síndrome de burnout o «síndrome del trabajador quemado» hace referencia a la cronificación del estrés laboral. Este se manifiesta a través de un estado de agotamiento físico y mental que se prolonga en el tiempo y llega a alterar la personalidad y autoestima del colaborador.

Puede que empiece lento. Empiezas a volverte apático sobre los clientes potenciales y la reserva de reuniones. Después de pasar la mitad de tu día buscando e investigando empresas, lo último que quieres hacer es hablar por teléfono con los clientes potenciales. 

Prefieres hacer casi cualquier cosa que hacer otra llamada en frío. Empieza a temer los domingos por la noche, sabiendo que debes empezar la misma rutina al día siguiente. Pero, al final, el cierre de resultados está cerca y aún necesitas realizar y cerrar ventas.

Aquí hay algunas formas de solucionar o minimizar el burnout, para que sigas cerrando tratos:

1. Lo nuevo, refréscate.

Es fácil perder el interés en hablar por teléfono y hacer cierres cuando simplemente estás siguiendo un guion. Busca formas de mezclar tus llamadas de ventas. Prueba nuevas narrativas y anticipa las preguntas que los clientes potenciales puedan tener sobre tu producto. 

Y si lo tuyo son las llamadas en frío a los números de la oficina, prueba llamar a los teléfonos móviles de tus posibles clientes.

2. Priorizar las tareas de cierre de ventas

Los comerciales tienen mucho en sus manos, desde mantener el pipeline lleno hasta las llamadas en frío. Si aceptas un nuevo trabajo, asegúrate de tener tiempo para llevarlo a cabo. También es importante rechazar reuniones y proyectos que no valen la pena.

3. Tómate un tiempo para ti

Cuando te sientes como un zombi, es tu mente la que te dice que debes reducir la velocidad. Ya sea una caminata de fin de semana, leer un libro o pasar tiempo con la familia, asegúrate de hacer algo fuera de las ventas de vez en cuando. 

4. Busca cuentas de calidad

Perder el tiempo en prospectos pobres es un factor importante que contribuye al agotamiento de las ventas. La mitad de la batalla por el burnout es saber quiénes son los prospectos adecuados; en este caso, la calidad triunfa sobre la cantidad. 

El agotamiento puede sucederle a cualquiera, desde nuevos representantes hasta ejecutivos de cuentas experimentados. La clave es identificar el avance del burnout y tomar medidas para controlarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat