MEJORA TUS HABILIDADES DE COMUNICACIÓN Y TUS VENTAS

Los grandes ejecutivos comerciales tienen la capacidad de hablar bien y transmitir sus ideas y soluciones. 

El primer paso para aprender a comunicarse bien es saber que escuchar es una habilidad mucho más importante que hablar bien. Escuchar de verdad, sin que tus pensamientos te distraigan o planifiquen una respuesta. Demasiados comerciales creen que escuchar es simplemente repetir lo que han escuchado para demostrar que están prestando atención. 

Practica el arte de escuchar controlando primero tu deseo de hablar. Preocúpate profundamente por lo que la otra persona está diciendo, para que no tengas que repetir todo. Deja de planificar lo que dirás a continuación y siempre abierto a la idea de que aún no tienes la solución correcta solo porque has visto sus desafíos antes. Solicita más información para aclarar y adquirir una comprensión más profunda.

Hablar y presentarse bien en ventas no es cuestión de poder pensar solo, aunque ciertamente es necesario. A veces será fundamental que planifiques lo que dices y que seas capaz de transmitir de la manera más eficaz posible. Cuando sea necesario, es mejor utilizar scripts.

Para mejorar tus habilidades de comunicación, escribe guiones para las interacciones más importantes con tus clientes. Escribe guiones para las preguntas que hagas durante un análisis de necesidades, para sus presentaciones y para manejar los problemas que surjan. 

Los prospectos y clientes usan palabras a las que les han dado un cierto significado. Estas palabras les recuerdan cierta imagen y emoción. Estas palabras son poderosas, y capturar y usar sus palabras aseguras que se cree conexión. Escucha atentamente que usan tus clientes potenciales y clientes y capta sus elecciones de palabras

Como hemos establecido, comunicar no se trata solo de qué decir, es cómo lo dices. La forma en que iniciarás una interacción puede hacer o deshacer un trato; la forma en que te despides puede quemar un puente o brindarte más oportunidades en el futuro. Siempre considera esto cuando decidas cómo hablar con un cliente potencial o cliente.

¿Recuerdas el lenguaje corporal? Incluso si te esfuerzas mucho por no demostrar que estás mintiendo, de alguna manera parecerás deshonesto con los clientes. Es casi como si la gente pudiera sentirlo, ya sea en tu tono, en cómo algunas cosas pueden no cuadrar, o simplemente sumar dos y dos y darse cuenta de que lo que estás prometiendo es improbable. Las mentiras se pueden detectar fácilmente, y la verdad sale a la luz tarde o temprano, ya que será difícil hacer un seguimiento de lo que ha inventado y dicho, en conclusión, nunca mientas por la expectativa de cerrar un trato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.